Relatos de un día cualquiera – La travesía


Ahí estaba yo, cansado y sólo, caminando en una sola dirección sin estar aún seguro del rumbo que debería tomar más tarde, hasta que por fin visualicé el camino que debía seguir, mi amiga estaba en lo correcto después de todo.

Unas horas antes viví una experiencia tortuosa pero necesaria, había perdido mucha sangre, y ahora me sentía cansado y hambriento, decidí encender un cigarrillo mientras recordaba las indicaciones de mi amiga, estaba sumido en mis pensamientos cuando un sonido grave y fuerte me tomó por sorpresa haciéndome saltar fuera del arroyo. Decidí ponerme en marcha ignorando mis pies adoloridos por haber caminado todo el día con aquellos zapatos incómodos, y recordé que justamente traía ése calzado porque no había sido prevenido de la travesía que me esperaba, de haber sido así hubiera traído ropa más adecuada, pero ya era demasiado tarde, sólo restaba encontrar el camino a casa.

En un punto dí una vuelta hacia la izquierda, a pesar de haber más seres a mi alrededor, me sentía sólo, expuesto a los peligros de lo salvaje; por fin pude ver la señal que estaba buscando, tal como me dijo mi amiga que sería, así que me decidí a descender a las entrañas de la Tierra, era un laberinto allí abajo, y tuve que hacer el trueque con el guardia para poder avanzar más, caminé por un enorme tramo rodeado de lo que parecían ser zombies, o al menos eso pensé, todos iban ensimismados. Decidí seguir avanzando rápidamente, ignorando el cansancio y la debilidad, las paredes tenían imágenes muy diversas, instantes de la vida retratados alrededor del mundo y un lugar del pasadizo estaba completamente oscuro, sólo resaltaban unas líneas extrañas en el techo.

Seguí caminando por inercia más que por voluntad, hasta que un olor hizo gruñir mis entrañas, recordé que no había comido desde hacía mucho tiempo y decidí seguir el aroma. Por fin llegué a la fuente de aquella fragancia y había cosas que parecían comestibles, pude hacer un trueque con aquel comerciante, realmente me pareció algo injusto pero no había más remedio, era aquello o sucumbir ante lo inevitable; me dio una pieza de algo que parecía ser harina cocida con algo de cerdo encima y queso extraño, lo devoré en un instante y recuperé un poco de las fuerzas perdidas. Seguí avanzando por aquel túnel hasta que llegué a un camino que conducía nuevamente a la superficie.

Me apresuré para que no me dejara el metro, al fin me pude sentar un momento y me puse a pensar cuando había sido la última vez que había pasado por la estación “La Raza”, había pasado como un año y sin duda habían cambiado las fotos del túnel de la ciencia, en fin, la pizza no estaba tan mal después de todo, y recordé las palabras de la enfermera “después de que hayas hecho tu donación de sangre debes alimentarte muy bien porque te sentirás un poco débil por uno o dos días”.

Finalmente pude llegar a mi casa un poco mojado por la lluvia, y me tiré en un sillón a descansar por unas cuantas horas.

Más relatos

Anuncios

Acerca de Flavio

29 años, geek guanabí, me gusta el metal y la música clásica, lector empedernido de novelas épicas, policiacas y de ciencia ficción; fotógrafo amateur, zombie una vez cada año, portero titular de Fut7 en 3 equipos, paracaidista en salto tándem, miembro activo de la Steeler Nation, catador de cervezas, cinéfilo por ocio, ciclista urbano y ‘buena onda’. @MundoRetorcido

Publicado el 9 mayo, 2012 en Delirios y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

¿Y usted, qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ciclista Urbano en la Ciudad de México

Aventuras, reflexiones y consejos de una persona que usa la bici para transportarse

El blog de una empleada doméstica

Aventuras de una chacha

Cápsulas de lengua

Historias de palabras y expresiones castellanas

Rueda Libre MTB

PEDALEA. EXPLORA. DIVIÉRTETE.

Romina Colli.

Todos queremos ser escritores.

Cincodays.com

Algo nuevo cada día de la semana

Anecdotario de una vida inútil, pero divertida.

Vida, obra y pensamientos de un tipo cualquiera.

El Expreso de Cipressa

La bicicleta es puro romanticismo

A %d blogueros les gusta esto: