El olor de los libros


10857874_10152835641457976_3919093725541173196_n

Casi siempre al entrar a una libreria o a una biblioteca nos ataca ese aroma tan peculiar de los libros, ya sea el olor a nuevo o a viejo habemos muchos que lo disfrutamos intensamente. Hoy vi la imagen que encabeza ésta entrada y me pregunte ¿A qué huelen los libros realmente? así que me puse a investigar un poco.

Resulta que el papel, por grotesco que parezca, se pudre con el tiempo y se va volviendo ácido debido a la descomposición de la celulosa. La lingina es una sustancia presente en la madera con una composición muy parecida a la vainilla que evita que sus hojas caigan y con el tiempo éste polímero natural termina por romperse liberando el olor conocido por todos como libro viejo.

El olor a libro nuevo tiene un origen diferente. En parte es provocado por las particulas del pegamento utilizado para encuadernar el libro y en parte por otros componentes de la celulosa similares a la lingina pero menos estables y se descomponen durante el proceso de lectura. al final los libros nuevos acabarán degradándose y oliendo a libro viejo aunque hay algunos métodos para ralentizar el proceso y que han sido usados por grandes bibliotecas para conservar los libros lo mejor posible.

Este peculiar olor reconocible para todos los amantes de la lectura se puede encontrar incluso ya sintetizado en forma de perfume, lo cual ya se me hace un extremo, pero bueno, habrá quien quiera rociar un poco sobre su kindle o su tablet.

Otro tipo de olores que se perciben en los libros son los que nos imaginamos. Por ejemplo el olor a hierbas arómaticas quemándose en Azteca de Gary Jennings, el olor a azufre en La Divina Comedia de Dante Alighieri, el olor a podredumbre de París como nos describe Patrick Süskind en El Perfume, el olor a mar en Moby Dick de Herman Melville, el olor de una manada de Uruk Hai en “Las Dos Torres” de Tolkien.

Por otro lado un libro hecho de papel reciclado huele diferente a uno de papel de alta calidad, un libro que compras usado huele diferente a uno que acabas de sacar de su empaque, un libro de bolsillo huele diferente a una enciclopedia, así mismo un libro que ha estado en dos casas huele diferente, o quizás huele a la loción de alguien en particular o a café derramado o a humedad.

En fin para cuando los libros que acabo de comprar lleguen a oler a libro viejo espero que aun sigamos teniendo libros de madera y cuero y no sólo e-books.

Anuncios

Acerca de Flavio

29 años, geek guanabí, me gusta el metal y la música clásica, lector empedernido de novelas épicas, policiacas y de ciencia ficción; fotógrafo amateur, zombie una vez cada año, portero titular de Fut7 en 3 equipos, paracaidista en salto tándem, miembro activo de la Steeler Nation, catador de cervezas, cinéfilo por ocio, ciclista urbano y ‘buena onda’. @MundoRetorcido

Publicado el 30 diciembre, 2014 en Libros y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

¿Y usted, qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ciclista Urbano en la Ciudad de México

Aventuras, reflexiones y consejos de una persona que usa la bici para transportarse

El blog de una empleada doméstica

Aventuras de una chacha

Cápsulas de lengua

Historias de palabras y expresiones castellanas

Rueda Libre MTB

PEDALEA. EXPLORA. DIVIÉRTETE.

Romina Colli.

Todos queremos ser escritores.

Cincodays.com

Algo nuevo cada día de la semana

Anecdotario de una Vida Inútil, pero Divertida.

Vida, obra y pensamientos de un tipo cualquiera.

El Expreso de Cipressa

La bicicleta es puro romanticismo

A %d blogueros les gusta esto: