Breaking the law


breaking the lawTenía unos 20 años y eventualmente nos reuníamos los Viernes por la tarde con algunos de mis amigos de la preparatoria, algunas veces nos tocaba reunirnos en la calle donde vivía Aldo, era una cerrada bastante larga y casi en un extremo había un amplio jardín con una fuente seca en el centro, creo que nunca la llegué a ver funcionando. Usábamos el borde de la fuente como barra libre y hubo veces en que nos amanecíamos con nuestro escándalo en la calle, mi amigo Rafa acaba de instalarle un sistema de audio digno de competencia a su auto.

El punto es que un día se nos ocurrió reunirnos en Jueves, porque se cruzaba el día de muertos, en esta ocasión teníamos como fondo la música que emanaba de las viejas bocinas de mi tsuru ’93 cuyo estéreo únicamente servía para sintonizar la radio. Éramos 5 amigos incluyéndome y decidimos comprar 2 six de cervezas, no habíamos terminado de destapar la primera cuando llegaron 5 patrullas rodeándonos y de las cuáles se bajaron varios policías con ametralladora en mano cual si fuera un operativo para atrapar al Chapo.

De inmediato nos dijeron que nos subiéramos a las patrullas y tres de mis amigos no tuvieron ni chance de reclamar cuando ya estaban arriba de una patrulla, a mí me querían llevar también pero no me dejé, argumenté que ni siquiera estaba bebiendo, y en parte era cierto, apenas y le había dado un trago a la cerveza. Me dejaron ahí y se llevaron “las evidencias”.

De inmediato se retiraron las patrullas y con mi otro amigo nos dispusimos a seguirlas, cada una tomó un rumbo diferente y cuando por fin nos logramos comunicar con los capturados, nos dijeron que los habían llevado a “La Bola”, una sub-delegación del Municipio de Nezahualcóyotl. Llegamos a los separos y las cosas personales de nuestros amigos estaban tiradas afuera de las oficinas, fue un relajo para que les llamaran a sus papás explicándoles la situación. Estábamos parados ahí en el frío de la media noche cuando Rafa me habla por teléfono para informarme que se dirigía a la reunión y le tuve que decir que se había cancelado por causas de fuerza mayor.

Finalmente, después de “arreglarse” con el Ministerio Público, porque así funcionaban funcionan las cosas por éstos lados del país.

Ésta fue la ocasión en que he estado más cerca de pisar una prisión preventiva por beber en la vía pública. Lo irónico es que sucedió en una de las veces en que ni siquiera pensaba emborracharme con mis amigos, sólo se trataba de unas chelas amistosas.

 ¿Y tú? Piensa en la última ocasión en que desobedeciste una norma (una norma importante, no vale aquella vez que paseaste sin camiseta). ¿Pagaste las consecuencias o todo acabó bien?

Anuncios

Acerca de Flavio

29 años, geek guanabí, me gusta el metal y la música clásica, lector empedernido de novelas épicas, policiacas y de ciencia ficción; fotógrafo amateur, zombie una vez cada año, portero titular de Fut7 en 3 equipos, paracaidista en salto tándem, miembro activo de la Steeler Nation, catador de cervezas, cinéfilo por ocio, ciclista urbano y ‘buena onda’. @MundoRetorcido

Publicado el 3 marzo, 2015 en Delirios y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. yo si caí en la cárcel alguna vez escribí sobre ello, lo peor de todo es que no había hecho nada.

¿Y usted, qué opina?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ciclista Urbano en la Ciudad de México

Aventuras, reflexiones y consejos de una persona que usa la bici para transportarse

El blog de una empleada doméstica

Aventuras de una chacha

Cápsulas de lengua

Historias de palabras y expresiones castellanas

Rueda Libre MTB

PEDALEA. EXPLORA. DIVIÉRTETE.

Romina Colli.

Todos queremos ser escritores.

Cincodays.com

Algo nuevo cada día de la semana

Lo que sucede tras lo que pasa...

Vida, obra y pensamientos de un tipo cualquiera.

El Expreso de Cipressa

La bicicleta es puro romanticismo

A %d blogueros les gusta esto: